El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

Comenzamos la primera semana. Una semana para vigilar. Es irónico, mientras la mayoría habla de descansar y del bullicio fin de año, nosotros hablamos de vigilar y proyectar, mientras demasiados se disponen a celebrar el nacimiento de Jesús como una fiesta semi-pagana, otros anunciamos hoy, que debemos esperar al que está por venir.

Este domingo se nos invita a vigilar, de alguna manera, revisar cómo estamos y lo que estamos haciendo, para tener todo preparado y listo para la venida de Jesús. No nos quedemos dormidos, busquemos mejorar nuestra vida, nuestras actitudes frente a ella y frente a todos los que nos rodean.

Vigilemos y preparémonos para este tiempo tan especial, para la llegada del reflejo del Amor de Dios, Jesús.