NACE UNA CONGREGACIÓN

 

Del viejo tronco de la Recolección Agustiniana hemos nacido. Concretamente en el corazón de un extraordinario misionero agustino recoleto, Monseñor Francisco Javier Ochoa, obispo de Kweitehfú, China, con la femenina colaboración de tres agustinas recoletas que, invitadas por él, cambiaron el rumbo inicial de su vida contemplativa  en España, y el 19 de mayo de 1931, llegan a la misión de Kweitehfú. El Espíritu habla en la vida y en la historia, ¿qué es lo que escucha el fundador?

Nuestro fundador Mons. Francisco Javier Ochoa, lleno de celo apostólico, percibe imperantes necesidades sociales, fraternas y apostólicas. La necesidad de:

“Madres” para sus niñas huérfanas, que eran abandonadas por el solo hecho de ser mujeres.

Hermanas para sus misioneros

Formadoras para sus Catequistas de Cristo Rey (comunidad autóctona que había fundado)

Ternura y delicadeza para los enfermos, catecúmenos y necesitados de la misión