SER COMO NIÑOS

SER COMO NIÑOS

Cuando fui a la misión de Trinidad -Casanare, estuve trabajando con los niños por medio de la catequesis y con dinámicas. Estar con ellos fue un regalo de Dios y a la vez un reto, pues me exigió paciencia, sensibilidad, escucha y atención, además, fue un aprendizaje, pues ellos con su espontaneidad, con sus preguntas, inquietudes, respuestas y comentarios, expresaban un corazón sencillo, puro, alegre y abierto para acoger a los demás y a todo lo que se les quería enseñar.

Creo que los niños tienen mucho que enseñarnos, tienen mucho qué decirnos, pues de ellos, es el reino de los cielos, Jesús quiso y quiere que todos seamos como los niños, y eso es un desafío para nosotros, porque implica hacernos pequeños, dependientes, frágiles, ingenuos, y desinteresados, es decir, totalmente lo contrario de lo que se espera de un adulto, el cual, se espera que sea independiente, que sepa todo, que sea inquebrantable, que sea ambicioso…

Debemos estar continuamente diciendo como San Juan en el evangelio, capitulo 3, versículo 30: “Es necesario que Él crezca y que yo disminuya”, pues solo así vamos a aprender a ser como niños, es necesario reconocer la grandeza de Dios, reconocer su poderío en nuestras vidas, reconocer que somos necesitados de Él, de esta forma podremos vivir con sencillez, con más amor, más apertura, pues sabemos que tenemos un Padre que nos ama y nos cuida.

Eduarda Bento, Novicia MAR

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Entradas recientes