Cristo nos invita: “¡VENGAN MIS AMIGOS!”

Cristo nos envía: “¡SEAN MISIONEROS!”