“ABRIL CON CLEUSA” – 2024 – AÑO B

Día 22 – Evangelio: Juan 10, 1-10 – Yo soy la puerta de las ovejas

Reflexión: El buen pastor es, por supuesto, el Cristo, pero también son sus discípulos, los que trabajan para él… Pedro, Santiago, Juan Felipe, Pablo y todos los demás, pero también, sin duda, las mujeres. : María Magdalena y la otra María, Marta y tantas otras que testimoniaron el Cristo vivo en la vida de las primeras comunidades. En la Iglesia de hoy, el Papa Francisco dice que es necesario abrir la puerta que es Cristo, para permitir que todas las ovejas circulen libremente. Son también muchos  obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas comprometidos en nombre de su bautismo; estas personas abren las puertas a las ovejas… trabajan por un mundo mejor.

Cleusa

“La tarea que Dios le encomendó la involucró por completo, como un fuego ardiente en el corazón, imposible de contener. Por eso, su vida no tuvo fronteras, su corazón se convirtió en una tienda de campaña donde los pobres, los drogadictos, las prostitutas, los marginados, los leprosos y los indios, los presos, descansaban y consolaban su dolor y su desesperanza…”

****************************

Día 21 – Evangelio: Juan 10, 11-18 – El buen Pastor da la vida por sus ovejas

Reflexión: El que conoce a las ovejas es capaz de dar la vida por ellas. Los que no actúan así son mercenarios y no les importan las ovejas. El discípulo está llamado a comportarse como el Pastor, pero no como cualquier pastor, sino como aquel que dio su vida, y resucitado , está entre nosotros.

El Buen Pastor está siempre a nuestro lado, dándonos fuerza para superar lo que nos aflige.

 Cleusa

 “…Hermana Josefina, esta muerte no fue en vano… dará frutos…” (Egon Heck – CIMI)

 “…era una mujer religiosa cuya vida estaba centrada en Dios. En ella brillaba de manera especial su gran amor por Él, que se manifestaba en el amor al prójimo… Su pasión era extender el Reino de Dios, aun afrontando dificultades y arriesgando su propia vida… Todo indicaba que vivió el espíritu de inmolación y entrega. (Libro Hna. Cleusa,  página 45)

 ****************************

Día 20 –Evangelio: Juan 6, 60-69- ¿A quién acudiremos Señor? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna.

Reflexión: “Nadie puede venir a mí si no se lo ha concedido mi Padre”. Después de decir estas palabras, muchos de sus discípulos se marcharon, quedando sólo los doce. Entonces Jesús preguntó: «¿También vosotros queréis iros?» Pedro respondió: «Señor, ¿a quién acudiríamos? Sólo tú tienes palabras de vida eterna… sólo Jesús tiene palabras de vida eterna y de esta manera podemos estar seguros de que, aceptando la palabra de Dios, estaremos vivificando». nuestro espíritu por la eternidad.

Todo este diálogo entre Jesús y sus discípulos nos lleva a reflexionar sobre la enorme importancia de haber sido elegidos un día por el Padre para seguir a Jesús y creer en sus palabras.

Cleusa

 “…la marca de la elección en vuestra misión; la marca de la consagración, en tu santo vivir revelaba; la marca de tu pasión en tu tierna mirada brillaba. El sello de tu grande  amor: ¡ ser toda de Dios y nada más! » (canción – Padre José Ricardo)

****************************

Día 19 – Evangelio: Juan 6,52-59- Mi carne es verdadero alimento.

Reflexión: Este pasaje esconde una belleza detrás de su dureza… De hecho, Jesús dijo: «Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre verdadera bebida». ¿Quién dudará de las palabras de Jesús? Sin embargo, aquí es donde reside la belleza del Sacramento de la Eucaristía: Jesús transforma el pan y el vino (alimento) en Sí mismo, para que podamos tenerlo dentro de nosotros. Nuestro Dios viene a nosotros, se hace humano, se hace pequeño, se entrega completamente a nosotros, para que lo tengamos dentro de nosotros, y así también podamos ser parte de él.

Comulgar implica actuar como actuaría Jesús en cada situación. Y esta es una gran responsabilidad para cualquiera que quiera estar en comunión con Jesús. Dale verdadero significado, a través de tus acciones, palabras y pensamientos.

 Cleusa  

 “Expresaba su espíritu de fe, especialmente en la oración, y en su actitud de recogimiento en la capilla llamaba la atención. Dedicaba mucho tiempo a la oración, fomentaba el silencio e invitaba a vivirlo (Libro Hna. Cleusa, pág. 44)

… era notable en ella la adoración de la Eucaristía. En cierta ocasión ante la amenaza de incendio en la capilla de la comunidad en Vitória, y  mientras las hermanas en forma presurosa  buscaban  a los bomberos, Cleusa tomó el sagrario y salió a la calle, preservando del peligro el Santísimo Sacramento… Tenía un gran interés en llevar la comunión a los enfermos y ancianos (Libro Hna. Cleusa pág. 44)

****************************

Día 18 – Evangelio: Juan 6,44-51 – Yo soy el pan vivo bajado del cielo

Reflexión: «Padre e Hijo trabajan en perfecta armonía, con un mismo objetivo: llevar a las personas a creer en Jesús, para que puedan tener una vida plena. Quien puede revelarnos al Padre es su Hijo Jesucristo, quien viene de él. El Padre presenta al Hijo amado al mundo; Jesús, a su vez, nos habla de su origen: “Sólo el que viene de Dios ha visto al Padre”. Continuando con el discurso sobre el pan que descendió del cielo, Jesús va un paso más allá, diciendo que el pan que dará es su carne. En la cultura bíblica, la carne es lo mismo que la persona humana: “El Verbo se hizo carne”. Él es el Cordero de Dios que se sacrificará por amor, muriendo en la cruz. Hay aquí una fuerte alusión a la Eucaristía, alimento espiritual del cristiano.

Cleusa

“Aún estamos muy lejos de la sociedad soñada por hermana Cleusa; una sociedad de inclusión de los pobres, donde la gente comparte y la justicia social es real…” (Padre Cirineu – director de Verbo Filmes)

 ****************************

Día 17 – Evangelio: Juan 6, 35-40 –Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna

Reflexión: Los contemporáneos de Jesús ven el milagro de la multiplicación de los panes y de los peces (alimento material), pero no creen en él, no aceptan el don de su persona: “Me habéis visto y no creéis” . Sin embargo, afirma de sí mismo: “Yo soy el pan de vida. El que a mí viene, nunca más tendrá hambre, y el que cree en mí, nunca más tendrá sed”. Jesús habla de una vida definitiva, que el quiere transmitir. La condición para recibir esta vida definitiva no es la aceptación intelectual de verdades y doctrinas. Se trata de una adhesión profunda a la persona de Jesús, que nos comunica vida plena.

Cleusa:

«…ella no murió…sólo murió para esta vida, ella nació para la vida eterna… ¡ Acá ya es santa! Así como una semilla que muere para brotar, crecer, dar fruto…ella murió, pero su vida dentro de nosotros es mucho más fuerte ahora… «(Custódia – Lábrea)

«… el martirio de Cleusa fue el punto  culminante de un itinerario de donación a Jesucristo y a su Reino en el camino de los más pobres.»

 ****************************

Día 16 – Evangelio: Juan 6, 30 – 35 – No fue Moisés, sino mi Padre quien os da el verdadero Pan del cielo

Reflexión: “Las multitudes piden a Jesús una gran señal, recordando el maná y la multiplicación de los panes y de los peces… Jesús busca llevarlos a la nueva realidad: “el verdadero pan que viene del cielo” es una persona, él mismo, el Mesías, el Hijo de Dios. La misión del Mesías no es montar un espectáculo, no es impresionar con hechos extraordinarios. Su gran signo es dar su vida muriendo en la cruz y su entrega diaria en favor del pueblo, especialmente de los marginados y oprimidos”. «Yo soy el pan de vida. El que a mí viene, nunca más tendrá hambre, y el que cree en mí, nunca más tendrá sed”. Jesús es el pan que nos trae vida en abundancia.

Cleusa

«…Capixaba de origen deja su tierra natal, para llevar a Cristo su amigo, bien lejos, en el castañal… allí va Cleusa en la canoa muy temprano al tapiri, asistiendo a los enfermos, bendiciendo los curumins. .» (canción de Ricardo Ramos y Vainer Celestino)

“…la caminata de ella fue  como la  de Cristo. Ella murió por nosotros, derramando hasta la última gota de sangre… Creo que ella  no murió en vano, ella murió por todos nosotros. (Francelino – Apurinã)

 ****************************

Día 15 – Evangelio: Juan 6, 22 -29- Esforcémonos no por el alimento que se pierde, sino por el alimento que permanece

Reflexión: “La multitud va buscando a Jesús al otro lado del lago. Él va a su encuentro y les dice: “Os aseguro: me buscáis, no porque habéis visto señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis”. Van al hacedor de milagros, no al enviado de Dios. Habían visto, en efecto, compartir abundantemente el pan y el pescado, hasta el punto de querer hacerlo rey. Querían tener a alguien que, de una manera fácil, pudiera darles comida y resolver por sí solo el problema del hambre de la humanidad. Esa no es la misión de Jesús. Su misión es invitar a las personas a tomar una decisión radical: “Esta es la obra de Dios: que creáis en el que él envió”. Esto significa adherirse a Jesús y su propuesta de vida plena para todos.

Cleusa

“…Diariamente renuevo mis Votos al SEÑOR y espero seguir haciéndolo mientras viva…” (Cleusa)

«Cuando entré a la Congregación Cleusa ya estaba… en sus andanzas, pasaba por nuestra casa… y su estilo físico ya nos llamaba la atención a nosotras, formandas en ese momento… porque había algo diferente que brotaba de su SER… era verdaderamente una interioridad que florecía…» (Hna. Rita, MAR)

****************************

Día 14 – Evangelio: Lucas 24,35-48 – El Mesías sufrirá y resucitará de entre los muertos al tercer día

Reflexión: “La noche de la resurrección los discípulos contaron lo que habían visto”: los dos discípulos de Emaús hablaron de su encuentro con Jesús en el camino y Pedro también. Finalmente, “todos estaban contentos porque el Señor había resucitado: estaban seguros de que el Señor había resucitado”. Pero precisamente “mientras hablaban”, “Jesús estuvo personalmente entre ellos”, y los saludó diciendo: “La paz este con vosotros”.

El Evangelio describe a los apóstoles como “aterrados y llenos de temor”. Ellos “no sabían qué hacer y creían ver un fantasma”. Jesús dijo: ¡mira, no soy un fantasma, tócame, mira las llagas!”. Al final, los discípulos “prefirieron pensar que Jesús era una idea, un fantasma, pero no una realidad y Jesús, con su resurrección, nos da alegría: la alegría de ser cristiano, la alegría de seguirlo de cerca, la alegría de acompañarlo. ¡los caminos de las bienaventuranzas, la alegría de estar con Él!”

Cleusa

 “Para mí Cleusa es un estímulo en mi compromiso con el Señor y con el pueblo… En la vida tengo personas que han iluminado mi camino y una de esas personas es la Hermana  Cleusa (Fray Francisco Piérola, OAR)

****************************

Día 13 – Evangelio: Juan 6, 16-21-… “Soy yo. No tengas miedo. »

Reflexión: Vieron a Jesús caminando sobre el agua. El Señor que compartió el pan ahora comparte su presencia con los discípulos. El camino del Evangelio ha sido siempre de cercanía, de atención y de compartir. Sin embargo, mantenerse en este camino requiere valentía; significa comprender que el desafío de la misión se presenta en forma de mares nocturnos, olas altas y vientos fuertes… Sin embargo, confiamos en la palabra que nos habla desde el medio de la tormenta: “Soy yo, no tengas miedo»

Cleusa

 “…Antes de hacer su último viaje a la aldea… Cleusa fue a la capilla… los indios la acompañaron llorando… Ella les dijo con voz tranquila y serena: “¡Recen…”! Y señalando la imagen de Cristo Crucificado dijo: «Recen, Dios protegerá nuestro viaje…»

****************************

Día 12- Evangelio: Juan 6, 1-15 – Jesús tomó el pan, dio gracias y lo distribuyó…

 Reflexión: Las multitudes acuden a Jesús, no porque tengan fe auténtica, sino porque han visto milagros. Jesús, al principio, se aleja y va al monte. Pero regresa al pueblo tan pronto como se da cuenta de su hambre física y espiritual. Toma el control de los acontecimientos, haciendo que todo pase por el tamiz de la organización y del compartir: ve la multitud hambrienta, provoca a Filipe para que encuentre una solución, organiza los grupos, valora los dones de un joven (panes y peces) y bendice a ellos. Cada uno come lo que quiere. Finalmente, Jesús ordena recoger las sobras. El gran gesto de compartir es un símbolo de la Eucaristía. En efecto, Eucaristía es compartir  de vida, comunión con Dios y con los hermanos, compromiso social. Donde hay una verdadera comprensión del significado de la Eucaristía, no hay lugar para la injusticia, la desigualdad, el egoísmo. «

Cleusa

«…. Sí; tenemos que construir FRATERNIDAD, es necesario, pero la JUSTICIA tiene que ser la base de toda convivencia humana, el respeto mutuo, la aceptación y no el rechazo…” (Cleusa)

 “Para mí queda la riqueza de la convivencia fraterna (¡como el indio sabe compartir!) … y la certeza de que vale la pena apoyar la causa, poniéndose del lado del más necesitado, porque en él el Señor está presente” (Cleusa)

****************************

Día 11 – Evangelio: Juan 3, 31-36 – El Padre ama al Hijo

Reflexión: El encuentro con Jesucristo debe llevarnos a una decisión: a favor o en contra de Él. De hecho, Jesús no es un enviado cualquiera. Él es el principal, el Hijo único, a quien Dios da todo el poder. Él pronuncia las palabras del Padre: “El que Dios envió, habla las palabras de Dios”. Y lleva dentro de sí la fuerza ilimitada de la propia vida de Dios, su Espíritu, porque el Padre le da “el Espíritu sin medida”. Jesús viene como quien revela al Padre. Creer en Cristo es creer en Dios; Rechazar a Cristo es rechazar a Dios. Somos invitados a revisar nuestra relación con Cristo. Nuestra decisión a favor de Jesús no es sólo a través de pensamientos o palabras. Implica acciones cotidianas. Es en la vida concreta donde debemos comprobar si creemos o no en Jesucristo.

Cleusa

«…pensar en ella es descubrir o afirmar la obra silenciosa del Señor en una mujer sencilla, austera y profunda, con una honda experiencia  de Dios, dispuesta a derramar el perfume que ella, poco a poco, iba  albergando en su corazón al servicio del más  pequeño, del débil; inquietando en su entorno y a todo nivel con tal que el Reino de Dios se hiciese realidad ( Hna. Myrian )

****************************

Día 10 – Evangelio: Juan 3, 16-21 – Dios envió a su Hijo al mundo…
Reflexión:
“El amor de Dios no es abstracto… Dios ama concretamente hasta el extremo. Entregó “su único Hijo” al mundo para salvar al mundo. Jesús viene, no como juez, sino como luz… Él es la luz, es decir, la vida plena. Elegir la luz es elegir la vida; es abrazar la salvación… Nuestra vocación es dar a Jesús a todos, por amor. Es por esto que los apóstoles no pueden silenciar la “Buena Nueva de Cristo Resucitado” (Hch 5,25).
Cleusa
“…Ella era la voz de los sin voz. Su martirio fue la culminación de toda una historia, vivida y asumida para gloria de Dios, bien de la Iglesia…»;
“…Estamos luchando para que los leprosos puedan entrar ellos mismos al Banco y recibir su pensión…” (Cleusa)

****************************

Día 09 – Evangelio: Juan 3, 7b-15- Nadie ha subido al cielo sino el que descendió del cielo: el Hijo del Hombre.

Reflexión: Jesús habla con Nicodemo, mostrándole las acciones del Espíritu que cambian los corazones y les enseñan a percibir de manera diferente la realidad que los rodea. Las cosas terrenales dichas por Jesús son una manera para que los seres humanos lleguen a poseer las cosas del cielo. Abrirse firmemente a este camino, planta  la fe en su íntimo. Y sólo entonces podrá comprender que “todo el que cree en él tendrá vida eterna. «

Cleusa

«… Cleusa vivía en la presencia de Dios y siempre exaltaba la figura del Padre. Estaba segura de que estaba de paso por este mundo cuya meta era el Padre. Él, el Padre, la casa del Padre aparecía frecuentemente en sus conversaciones, cartas y escritos (…) Esta convicción de caminar hacia la casa del Padre fue el resultado de su profundo diálogo con Él y su enviado Jesucristo”

****************************

Día 08- Evangelio: Lucas 1, 26-38 – Alégrate llena de gracia…

Reflexión: María queda impresionada, turbada: se asombra cuando la llaman “llena eres de gracia” – Nuestra Señora es humilde, es decir, llena del amor de Dios. Es una actitud noble: saber admirar los dones del Señor, sin darlos nunca por ciertos, apreciar su valor, alegrarse de la confianza y de la ternura que aportan.

María era una joven sencilla, igual que tantas otras que vivían en su pueblo. Una joven que, precisamente gracias a su sencillez, mantuvo puro aquel Corazón Inmaculado con el que, por gracia de Dios, fue concebida.

Precisamente por la fidelidad al bien Nuestra Señora permitió crecer en ella el don de Dios; así se formó ella para responder al Señor, para decirle “sí” con toda su vida

Cleusa

“Declaro que Cleusa es una joven de costumbres m correctísimos, que se distingue por su modestia y piedad entre las Hijas de María de Pía Unión de esta parroquia, siendo muy estimada por sus maestros, por su aplicación y respeto… No hay nada que le impide entrar en la vida religiosa…  muchas son las virtudes que se pueden recomendar”. (Fray Narciso OAR)

****************************

Día 07 – Evangelio: Juan 20,19-31 – Jesús Resucitado está vivo en la comunidad

Reflexión: El Domingo de Resurrección, vimos a María y algunos discípulos buscando al muerto resucitado. En este segundo domingo, el Resucitado se presenta a los discípulos reunidos entre cuatro paredes, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En este encuentro con los suyos, el Resucitado desea la paz a la comunidad y le da el Espíritu Santo para vencer el pecado. La invita, por tanto, a experimentar la reconciliación. Ocho días después, el Resucitado aparece nuevamente y enseña a los discípulos a creer sin necesidad de “ver y tocar”.Al aceptar el mensaje del Maestro nace la comunidad cristiana, que cree sin necesidad de pruebas concretas (milagros). Es una comunidad que acoge y vive el don de la paz; que se deja iluminar y fortalecer por el Espíritu Santo; que sabe superar los conflictos a través de la reconciliación. La comunidad cristiana necesita estar convencida de la presencia del Resucitado: una experiencia vivida en el amor, en la alegría, en la fraternidad y en la  armonía.

Cleusa

“Sí, estas son oraciones que necesitamos para seguir al Señor más radicalmente.” (Cleusa)

“…. Estuve visitando las comunidades de Purús, desde Capacini hasta Boa Unión…. Fue uma experiencia inédita, uma oportunidad de ver, sentir e vivir un poco a vida cotidiana de nuestros hermanos  … La gente, al largo del  rio y en el centro de la  floresta todavía es  víctima de exploración…. No vamos extenderle ¿la mano? » (Cleusa)

****************************

Día 06 – Evangelio: Marcos 16, 9-15 Id por todo el mundo…

Reflexión: “Esta conclusión, que continúa hasta el versículo 20, fue añadida posteriormente al Evangelio de Marcos. Resume brevemente las apariciones de Jesús resucitado y enfatiza un aspecto: los discípulos no creen en los testigos de la resurrección. No creyeron en María Magdalena, que había visto el Señor; no dieron crédito a los discípulos de Emaús, quienes lo reconocieron cuando partió el pan; finalmente, los “Once, cuando estaban a la mesa”, fueron desaprobados por Jesús “por su falta de fe y su dureza de corazón”. El camino de la fe pasa por los desafíos de la misión y la certeza de que Jesús resucitado acompaña cada paso de sus discípulos. Con una sencilla frase, el narrador cierra apresuradamente el Evangelio según Marcos: Jesús envía a sus discípulos por todo el mundo “a proclamar el Evangelio a toda criatura”.

Cleusa

«… son los primeros pasos en la Pastoral Indigenista; pasos cortos por la falta de recursos humanos y económicos. Oremos para que caminemos más, con mucha ESPERANZA en Cristo y en la causa, con valentía… » (Cleusa)

“…. Vamos entrando en contacto con la nueva realidad de vida y acción. Hemos estado visitando a los pocos indios que quedan, del vecino grupo de los Apurinã: desde noviembre hasta hoy, siete han muerto; en ese lugar sólo quedan seis; 4 adultos y dos niños, algunos de ellos enfermos…. Ayer estuve en la comisaría, con los internos y después vi a los leprosos y participé en la reunión comunitaria en Praia de Lábrea…” (Cleusa)

“… Cleusa se inserta entre los jóvenes, entre los necesitados, buscando a los más limitados… para ser sal, Luz, levadura…”

****************************

Día 05 – Evangelio: Juan 21, 1-14 – Jesús se acercó, tomó el pan y se lo repartió

Reflexión: Como sucedió con los discípulos de Emaús, aquí también Jesús se revela en la vida cotidiana de las personas. El contexto es la pesca. Sus pescadores, siete discípulos que, sin la presencia de Jesús, “no pescaron nada”, mas, al obedecer la palabra del MAESTRO se sorprenden con el excelente resultado: “ciento cincuenta y tres peces grandes” (total de especies de pescado conocidas en la época). Al llegar a la orilla, encuentran “un pescado asado y pan”, fruto de la sensibilidad de Jesús, que los invita a la comida. El don de Dios se suma al esfuerzo humano. Los símbolos detrás de la narrativa nos recuerdan la misión de alcance universal. Este conjunto de signos refuerza la convicción de los cristianos de que la evangelización sólo tendrá éxito si va acompañada de la presencia y las palabras de Jesús.

Cleusa

“El día de Navidad y Año Nuevo me acompañaron unos adolescentes que salieron de la Comisaría de Menores. Ayudaron a limpiar la Iglesia. Hicimos una fiesta juntos por la noche. Una experiencia interesante: compartir con niños marginados, sentirse verdaderamente su hermana, escucharlos, comprenderlos… Después de eso, volvieron a prisión varias veces más, pero saben que cuentan con nosotros” (Cleusa)

****************************

Día 04 – Evangelio: Lucas 24, 35-48 – Entonces los dos contaron lo que había sucedido en el camino y cómo habían reconocido a Jesús cuando partió el pan.

Reflexión: Los “Once y sus compañeros” (Lucas 24,33), reunidos, comentan una información que estremece a todos: Jesús ha resucitado. Sin embargo, siguen siendo sospechosos, críticos y exigen pruebas. Al entrar en la sala, después del saludo pascual, Jesús saca de su confusión mental a sus discípulos, quienes creían estar viendo un fantasma. Jesús les dice: “Soy yo”. Con esta expresión, utilizada repetidamente en los evangelios, revela su identidad. Él es el Mesías. Él es el Hijo de Dios. El Crucificado y sepultado que resucitó de entre los muertos y está vivo en su comunidad. Jesús cumple su misión en la tierra… de ahora en adelante corresponderá a las comunidades cristianas dar testimonio de Jesús y, en su nombre, anunciar el arrepentimiento y el perdón de los pecados “a todas las naciones”, comenzando por Jerusalén.

Cleusa

“… En la Universidad, Cleusa integró la coordinación de la JUC (Juventud Universitaria Católica). Cuando se le preguntó por qué aceptaba esta responsabilidad, respondió que era «para estar más cerca de los jóvenes y guiarlos a asumir la vida cristiana…».

“Cleusa nos dejó muchas lecciones de vida del evangelio. Ella nos enseña que el Reino, la tierra sin mal, es posible de ser fundamentada a cada día con los pobres, los excluidos… por eso luchó junto a ellos con valentía, poniéndose del lado de los empobrecidos”. (Libro Hna. Cleusa, página 26)

****************************

Día 03 – Evangelio: Lucas 24,13-35-Lo reconocieron cuando partió el pan

Reflexión: Los discípulos de Emaús – Jesús camina con la gente –solidarizándose  con sus problemas y participando en sus luchas. Jesús está presente en la proclamación de la Palabra de la Escritura que muestra el sentido de su vida y acción. Jesús está presente en la Celebración Eucarística donde el pan compartido recuerda el don de su vida que renueva el compartir y la fraternidad (el núcleo de su proyecto): el episodio de Emaús refleja la estructura fundamental de la misa. De hecho, se distinguen claramente la Mesa de la Palabra y la Mesa del Pan Eucarístico. En primer lugar, el Verbo de Dios que se encarnó se revela a los discípulos en el anuncio de la Palabra, “comenzando por Moisés y pasando por todos los profetas”.

¡Qué hermosa debió ser esta catequesis impartida por Jesús! Entonces, el Pan vivo descendido del Cielo se manifiesta cuando parte el pan: “Estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se los dio”. La Eucaristía es el sacramento que nos pone en íntima comunión con el misterio pascual: pasión, muerte y resurrección-glorificación de Jesús. Bien entendida y celebrada con fe, la Eucaristía enciende el corazón del cristiano y lo proyecta hacia la misión: “Al mismo tiempo se levantaron y regresaron a Jerusalén…”

Cleusa

“¿No nos ardía el corazón mientras ella nos hablaba en el camino y…?” “¡Esa fue mi experiencia con Cleusa, emitía algo diferente, como una señal!”

Su paz transmitía la presencia de Dios, porque era una mujer de Dios” (Hna. Rosalina)

“Para mí queda la riqueza de la convivencia fraterna (¡como el indio sabe compartir!) y la certeza de que vale la pena apoyar la causa, poniéndose del lado de los más necesitados, porque en ellos el Señor está presente.” (Cleusa)

“Pensar en ella es imaginarla largas horas al pie del Sagrario, dejándose moldear por Aquel que daba sentido a su existencia…” (Hna. Myrian) …

****************************

Día 02 – Evangelio: Juan 20, 11-18 – ¡Vi al Señor!

 Reflexión: Jesús se aparece a María Magdalena… el resucitado es descubierto por la fe. No se manifiesta de forma física como el Maestro durante su vida en la historia.

Jesús resucitado reservó un encuentro personal para María Magdalena. Ella representa a la comunidad que busca al Maestro. Llora por no encontrar el cuerpo de Jesús en el sepulcro; Naturalmente, llora por la pérdida de su amigo. Ella permanece inclinada sobre la muerte, mientras, libre de las ataduras y de la corrupción del sepulcro; Jesús está vivo.

Cuando María da la espalda al pasado y mira a quien la llama por su nombre, descubre que está ante el Señor resucitado. Llevada por la emoción y la alegría, intenta abrazarlo, Jesús la corrige: “No me detengas”, a partir de ahora vuestra relación con Jesús adquiere una nueva forma. La misión de la comunidad no es retener a Jesús, sino anunciarlo a nuestros hermanos y hermanas. Esto es lo que hizo María Magdalena, convirtiéndose así en la primera anunciadora de la resurrección de Jesús.

Cleusa

“La hermana nos orientaba en la búsqueda de nuestros derechos… como la educación (con su apoyo conseguimos la escuela), la tierra, productos como la castaña… vivir en paz, sin intrigas… cuidar la salud (buscaba medicinas) … Visitaba las aldeas , nos enseñó a orar, nos explicaba  la Palabra de Dios… aprendimos mucho de la Hermana. …. Hoy vive en nuestra memoria… Está viva dentro de nosotros…» (Raimundo-apurinã) «….

“Ella me colocó como dirigente de la comunidad, me enseñó a procurar el la Biblia, a leer el Evangelio para explicarlo … fue ella quien me enseñó a rezar el Padre  Nuestro: Padre Nuestro  que estas en el cielo , santificado sea tu nombre …»

****************************

Día 01 – Evangelio: Mateo 28, 8-15 – Id y decid a mis hermanos que vayan a Galilea. ¡Allí me verán!

Reflexión : Las mujeres experimentan verdadera alegría cuando cuentan a sus discípulos la gran noticia de la Resurrección. Se dirigen a los que son de la comunidad de la vida, mientras los guardias se dirigen a los que son de la comunidad de la muerte.

Venciendo la muerte, Jesús da a sus discípulos el título de hermanos y, a través de las mujeres, les recomienda ir a Galilea. Fue allí, lejos de Jerusalén, centro del poder, donde Jesús comenzó su ministerio, eligiendo a sus discípulos, continuadores de su obra. La resurrección es movimiento, es salir al encuentro de los demás, para comunicarles que la vida se renueva

Cleusa

“Dentro de la Iglesia Misionera, nuestra vocación misionera nos impulsa a ir más allá, a ser personas del Camino, peregrinos, sin Fronteras, realizando la Evangelización liberadora a través de la palabra y la vida. » (Clusa)

«… deja su patria para llevar a Cristo su amigo, bien lejos en el bosque de los castaños. Allí va Cleusa en la canoa, muy temprano al tapiri, asistiendo a los enfermos, bendiciendo los curumins.» (Canción – Vainer Celestino)

«… Lábrea era su vida… hablaba de esa gente, de su trabajo con leprosos, presos, indios… esa era su vida…» (Ana Lucia, hermana de Cleusa)